Aromis de la Conca estrena en el Fòrum Barcelona sus primeros snacks con azafrán BIO


La firma de azafrán, que fue la primera a recuperar el cultivo de azafrán en Cataluña, ha presentado esta semana en el Fòrum Gastronòmic Barcelona, una nueva gama de snacks elaborados con azafrán ecológico de la Conca de Barberà, chips vegetales deshidratados para restaurantes


“El azafrán es como la vida, intenso y apasionado”. Bajo este lema los impulsores de Aromis recuperaron la producción de este preciado ingrediente, que durante décadas desapareció de los campos de Cataluña.  Y bajo este lema presentan este 2019, sus primeros snacks de azafrán BIO, para restaurantes.

Aromis de la Conca estrena su nueva gamma de snacks con unos chips vegetales deshidratados, para aperitivos, elaborados con un ingrediente de lujo: el azafrán de la Conca de Barberà, el azafrán de Aromis. El objetivo, facilitar al restaurador y al cocinero su labor, ofreciendo unos aperitivos saludables y de sabor únicos. 


Los snacks de azafrán, presentados en el marco del Foro Gastronómico Barcelona 2019, han sido desarrollados conjuntamente con la Fundación Alícia, fruto de una colaboración iniciada hace meses, con el objetivo de recuperar y enaltecer el uso del azafrán a la cocina. El principal objetivo era “desarrollar nuevos productos formulados con azafrán, que sean buenos y fáciles de introducir en el día a día”, segundos recuerda Joan Cartanyà, fundador de Aromis. 

La idea, en un futuro próximo -comienzos del 2020-, es que la gama de snacks vaya creciendo con más referencias dulces y saladas, todas ellas con los mismos componentes: ingredientes naturales y de calidad, con el azafrán BIO de Aromis como protagonista. La finalidad: ofrecer al cocinero profesional snacks dulces y salados que sean innovadores, polivalentes y que gusten a todo el mundo.

Trabajando para impulsar el azafrán de calidad en al cocina
 
Desde Aromis, se quiere impulsar y reforzar la producción de azafrán de la Conca, de cultivo ecológico y de calidad excepcional, pero demasiado desconocido por parte del consumidor y del cocinero profesional. De hecho, ha sido su labor desde su fundación, a el año 2008: llevar el azafrán de la Conca de Barberà al lugar que había ocupado desde la época medieval -durante la Edad Mediana era lo más apreciado y valorado por su sabor y aroma-, un gran protagonista de la cocina catalana. 

 Aromis ofrece el que es considerado como uno de los mejores azafranes del mundo, por su calidad. Un azafrán de producción ecológica que es “mimado” desde su cultivo hasta el envasado y distribución. Actualmente, son aproximadamente 25 campesinos de la Conca del Barberà, la Segarra Baja y comarcas vecinas, que plantan y recogen para Aromis, siguiendo unos procedimientos estàndares para mantener la misma calidad.

Es una producción extremadamente frágil, puesto que la flor del azafrán es flor de un día. Se planta entre julio y septiembre, y la floración empieza a finales de octubre o principios de noviembre -este año ha sido una floración tardía-. Hacia mediados o finales de noviembre, todo el azafrán ya se ha cosechado y envasado. Las flores se recogen cerradas, de madrugada, y por la tarde del mismo día, cuando ya son enjutas, a mano se sacan las briznas de la flor (desbriznar), uno a uno, en un procedimiento manual. Hay que destacar que para obtener 1 Kg de azafrán se tienen que recoger aproximadamente unas 200.000 flores. Tal y como explica Cartanyà, “lo hacemos todo con mucha delicadeza, desde el primer día, con la ilusión que haremos del nuestro, el mejor azafrán en cultivo ecológico certificado CCPAE y UE”.

El sabor y el aroma del azafrán de Aromis son tan únicos, que grandes chefs del país cocinan solo con él, como por ejemplo Nandu Jubany, Joel Castanyé, Vicenç Guimerà, Xavier Pellicer, Francesc Rovira o Oriol Rovira (estrellas Michelin).

El azafrán, condimento único

El azafrán combina los sabores y aromas de la brisa marina, la hierba dulce y seca y un toque de metal enmohecido. Tiene tres componentes principales que le dan el sabor amargando (picocrocina), el color anaranjado (crocina), y el aroma (safranal). Es una especie que no solo potencia el sabor y aroma de los platos de cocina, sino que además estimula el hambre, favorece la digestión, ayuda a las mujeres durante la menstruación, favorece la circulación, y ayuda a combatir trastornos nerviosos. Pero siempre a pequeñas dosis, mucho menos del gramo diario. En la cocina se suele combinar con ingredientes dulces como el arroz, el pan, el pez, las patatas, la coliflor o las judías, pero también conjuga de forma excepcional con carnes; también con otros sabores amargos, como las almendras o la corteza de limón y especialmente armonioso con otros ingredientes florales dulces o amargos, como la rosa.

Dosificación recomendada a la cocina (0.5 g de azafrán Aromis son unas 250 briznas):

  • Platos salados en general (4/5 briznas/plato)
  • Platos de pasta o arroz (15 briznas/250 g)
  • Salsas (3/6 briznas/plato)
  • Platos dulces o tiene (3 briznas/plato)
  • Postres (15/20 briznas/litro de leche)
  • Panes y pasteles (3 briznas/pers.)
  • Confituras, mermeladas… (45 briznas/kg fruta).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *