AkzoNobel lanza su nueva paleta colores para hoteles y restaurantes

Los equipamientos destinados a hoteles y restaurantes que se están diseñando ahora para su nueva construcción o rehabilitación podrán crear espacios interiores y exteriores que ayuden a huéspedes y comensales a relajarse, a conectar, a ser más positivos y a sentirse mejor. Y lo podrán hacer aplicando en techos y paredes las nuevas paletas de colores inspiradas en la naturaleza definidas por AkzoNobel para la hospitabilidad.

El Centro de Estética Global de AkzoNobel ha determinado los colores que van a estar en boga en 2023 para hoteles y restaurantes. Como cada año, la compañía, junto con un equipo de expertos internacionales de renombre, ha identificado las tendencias de diseño globales aplicadas al interiorismo. Aplicando estos conocimientos, la compañía sugiere colores que podrán aplicarse tanto en espacios interiores como exteriores. Para facilitar el trabajo de arquitectos e interioristas, AkzoNobel presenta todos estos colores y tonos combinados en paletas diferenciadas. Son propuestas estudiadas y versátiles que ayudarán a crear entornos que propicien pensamientos positivos y que, en definitiva, hagan sentir mejor a huéspedes y comensales.

Teniendo en común los colores dorados con un toque verde, AkzoNobel propone pintar hoteles y restaurantes con tonalidades inspiradas en la naturaleza y la biodiversidad. Por un lado, propone una paleta con colores optimistas y tonos cálidos que transmiten una sensación de alegría y armonía, y que invitan a conectar y a compartir. Aquí se encuentran colores vitales como rosas, ocres y naranjas. Otra paleta se inspira en las mareas. Se trata de una paleta de tonos de agua que transmite una sensación de fluidez y equilibro, como azules y verdes claros que aportan calma y ayudan a suavizar las formas. AkzoNobel también propone una paleta inspirada en la tierra y basada en el diseño biofílico, con una resuelta propuesta de colores marrones y arenados. Y finalmente, una última paleta con tonos verdes asociados a plantas y árboles, para inspirar a los profesionales a evocar escenas naturales en sus paredes y techos, reduciendo el estrés e incrementando la sensación de comodidad.

La aplicación de estas paletas cromáticas permite abordar cada zona de un espacio hostelero según su función y las sensaciones que se quieran despertar. Por ejemplo, en las zonas destinadas a recepción y pasillos, los interioristas podrían optar por tonos cálidos, alentadores y armoniosos; mientras que, en la fachada de un hotel, los tonos de agua ayudarían a suavizar las líneas arquitectónicas de los edificios y contribuir a que mejoren visualmente el entorno urbano donde se ubican.

Para Maribel García, Brand manager de AkzoNobel y experta en color, “las nuevas tendencias en color son producto de esta necesidad que tenemos todos de búsqueda de alegría y positividad después de un periodo de incertidumbre y desconexión de nuestro entorno. Las nuevas paletas que proponemos evocan esa sensación de calma, relajación y paz que los hoteles y restaurantes deben aportar tanto desde el exterior como en sus interiores a todos sus usuarios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *